Bolas Chinas

Archive for the ‘Terapia con las bolas’ Category

Os traigo un nuevo artículo sobre los beneficios del uso de las bolas chinas, esta vez realizado en España, y con unos resultados espectaculares. El artículo fué presentado en el XXX Congreso de la Asociación Española de Enfermería en Urología. Los autores pertenecen a Centros de Salud y Hospitales de Sevilla y su artículo fué considerado el ganador a la mejor comunicación presentada en el congreso.

El estudio analiza la evolución de mujeres menopaúsicas con incontinencia urinaria utilizando medidas innovadoras como la toma de fitoestrógenos para “engañar” la evolución natural del cuerpo a esas edades y …

” … medidas clásicas como los ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico asociados al mantenimiento de bolas chinas en vagina, magníficas para este fin, aunque más conocidas como juguete sexual.

Los resultados obtenidos a los 6 meses de la implantación de estas medidas han sido espectaculares, teniendo en cuenta el bajo coste y la inocuidad del tratamiento.

Las bolas chinas cada vez son más utilizadas y reconocidas como método para el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, y por tanto, como método para previnir y corregir problemas como la incontinencia urinaria, recuperación postparto, mejora de los procesos de lubricación y sensibilidad vaginal, etc. Y todo ello con un mínimo coste y de forma inocua.

Este estudio está focalizado en los problemas de incontinencia urinaria llegada la edad de la menopausia. Asegura que mientras otros problemas asociados a la menopausia únicamente afectan a un pequeño porcentaje de la población femenina, la atrofia urogenital afecta a todas las mujeres postmenopausicas. Y hace especial enfasis en las implicaciones sicológicas y sociales de este tipo de problemas:

“Al margen de los números, la mujer menopáusica sufre un gran número de síntomas genitourinarios que alteran su actividad en la vida diaria, movilidad, cuidado corporal y función mental, lo que le provoca angustia, síntomas depresivos y sensación de malestar psicológico, que acaba repercutiendo en la relación social y restringe su actividad.”

Los resultados del estudio son claros y demuestran la eficacia de este tipo de métodos en la tonificación de la musculatura pélvica y con ello en la mejoría de los trastornos genitourinarios. Y hacen especial mención a la mejoría de la vida sexual de las pacientes.

“Por añadidura, la vida sexual de estas mujeres se vio mejorada y enriquecida.”

Sin duda, un estudio ejemplar en el que se analizan científicamente los beneficios de las bolas chinas de forma integral atendiendo a los aspectos fisiológicos, pero también sicológicos o sociales.

¡¡¡ Animaos a probarlas !!!

Bolas Chinas

Pilates y las bolas chinas

Pilates y las bolas chinas

Ya han terminado las Navidades, y ahora empezamos a darnos cuenta de los excesos en las comidas, del abandono del ejercicio físico, y nuestros remordimientos nos traen de cabeza buscando algún gimnasio para recuperar la forma y tranquilizar nuestras consciencias.

Os propongo que esta vez el tiempo que estáis en el gimnasio lo utilicéis también para ejercitar vuestra musculatura del suelo pélvico. Poneos las bolas chinas durante vuestros ejercicios en el gimnasio. Aprovechareis los beneficios de las bolas para mejorar vuestra sexualidad y pasareis un rato más divertido durante vuestras sesiones deportivas.

No soy la primera en hacer esta propuesta algunos entrenadores de métodos tan conocidos como el Pilates ya han incluido en sus tablas de ejercicios la musculación del suelo pélvico utilizando los ejercicios Kegel. Pero úlitmamente además los instructores complementan estos ejercicios con las bolas chinas. Se trata de aprovechar los beneficios y la sencillez de su uso con la disciplina y combinación de otros muchos ejercicios del método Pilates.

Existen incluso talleres específicos para combinar Pilates y las bolas chinas. Os paso el texto de uno de estos anuncios en un Gimnasio.

“El objetivo principal es la reeducación del suelo pélvico mediante ejercicios de Kegel, gimnasia abdominal hipropesiva y bolas chinas. Suaves, blandas bolas de látex que te proporcionan vibraciones internas entrenando musculatura vaginal y de la pelvis. Beneficios; tonifican la musculatura perineal previniendo la incontinencia, cierran la vagina favoreciendo un aumento de la sensibilidad vaginal y estimulan las sensaciones eróticas de la mujer entre otros. Mi intención es que l@s asistentes a la sesión integren el trabajo realizado en clase en su vida cotidiana. “

La propuesta me parece muy sugerente, asi que ya estoy buscando en mi ciudad un curso similar. Ya os contaré la experiencia.

Y vosotras, ¿Habeis probado a utilizarlas en el Gimnasio?

AAAAEn estos días he estado releyendo el informe Durex sobre el bienestar y satisfacción sexual, y me gustaría compartir con vosotros algunos datos que por lo evidentes nos deberían hacer cambiar nuestros hábitos y lanzarnos a mejorar nuestra vida sexual. El estudio se realizó entre 1.000 personas y los resultados muestran aspectos clave de nuestra sexualidad que seguramente conocemos o intuimos pero que no terminamos de aplicarlos a nosotros mismos.

El primer dato que llama la atención es que la mayoría de los encuestados (65%) afirman que “una buena vida sexual es parte vital de la vida”. Y esta apreciación es aplicable a todas las edades y en todos los países. También la mayoría del los encuestados (63%) consideran que “el sexo es beneficioso para la salud y el bienestar”.

Se ha encontrado una relación estadísticamente significativa que confirma algo que ya sabíamos pero que no está nada mal que nos lo recuerden y es que la vida sexual es un factor clave del bienestar general.

Sin embargo, a pesar de lo importante que consideramos el sexo en nuestras vidas, menos de la mitad de los encuestados están satisfechos con su vida sexual (44%). Aparentemente, dice Durex, “hemos perdido la facultad para la aventura, la libido y el interés” en el sexo.

Los motivos pueden ser muchos, entre otros puede estar el de una educación sexual deficiente. De hecho la mayoría de los españoles encuestados (55%) consideran que tienen carencias en educación sexual y que hubieran deseado aprender más sobre distintos aspectos relacionados con el sexo. Pero es que además se desprende del informe que un mayor conocimiento aporta mayor satisfacción sexual, y lo que es más importante que la satisfacción sexual se traduce en salud, tanto física como emocional.

Otra causa de insatisfacción aparece ligada a la edad y la duración de las relaciones. A medida que las relaciones son más duraderas disminuye el nivel de satisfacción sexual y la frecuencia sexual. Y el informe hace especial énfasis en que las mujeres sufrimos una “fase especialmente crítica” en la frecuencia e intensidad de los orgasmos entre los 45 y 54 años, si bien remontamos a partir de los 55 años.

Por otra parte la empresa deduce que aquellos que reconocen culminar “siempre” con el orgasmo están más involucrados en las actividades sexuales y son los que “probablemente” han tomado medidas para mejorar su vida sexual y los que emplean en sus relaciones diferentes juguetes sexuales.

Sin embargo, solo el 20-25% de la población utiliza juguetes sexuales, aunque curiosamente el sector de la población que más está introduciendo los juguetes sexuales en sus relaciones es el de 45 a 55 años.

Esto de las estadísticas no es algo en lo que crea ciegamente, pero las conclusiones de este estudio son evidentes no por los números sino porque es algo que todas ya sabíamos.

El sexo es determinante para nuestra salud, física y mental. Y existen formas sencillas y eficaces para mejorar nuestra vida sexual. Así que, no vale con dejar que vaya pasando la vida y a la vez se vaya deteriorando nuestra sexualidad. Tenemos que ponernos las pilas (las nuestras y las de nuestros juguetitos). Hay que reaccionar. Siempre hay tiempo para reaccionar. Leer y aprender sobre el sexo es un buen paso. Introducir en nuestra relación componentes lúdicos como los juegos y juguetes eróticos también. Y por su puesto mantener una buena salud sexual con ejercicios como los que os proponemos con las bolas chinas.

¿Os vais a quedar ahí cruzadas de brazos?

Enviado por: Celia.

Cien

En 1967 fue terminada de escribir la obra de García Márquez “Cien años de Soledad”. El libro describe la vida de una familia desde que participan en la fundación de un pueblo de la zona bananera del Caribe, Macondo hasta la muerte del último descendiente de la familia, un bebé.

Uno de los miembros del extrañísimo árbol genealógico de la familia, Fernanda, cuyo carácter es agrio y disciplinado, vive de puertas a dentro de su casa, y sufre el desamor de su esposo, quien mantiene una relación más o menos estable con otra mujer. Fernanda establece correspondencia con unos médicos invisibles, a los cuales pasa años consultando sobre sus dolencias.

En un pasaje del libro su autor escribe: “….Pero antes de que cumpliera con el reposo previsto, recibió una carta desconcertada de los médicos invisibles, quienes decían haberla registrado durante seis horas sin encontrar nada que correspondiera a los síntomas tantas veces y tan escrupulosamente descritos por ella. En realidad, su hábito pernicioso de no llamar a las cosas por su nombre había dado origen a una nueva confusión, pues lo único que encontraron los cirujanos telepáticos fue un descendimiento del útero que podía corregirse con el uso de un pesario”. … “ decidió amordazar la vergüenza para preguntar qué era un pesario…” … “Entonces se confió a su hijo José Arcadio, y este le mandó los pesarios desde Roma, con un folletito explicativo que ella echó al excusado después de aprendérselo de memoria, para que nadie fuera a conocer la naturaleza de sus quebrantos…”. (José Arcadio, está en Roma siguiendo su carrera religiosa).

Tras leer este texto, busqué en el glosario de términos que incorpora el propio libro al final del mismo, no porque no me imaginara su significado, sino porque quería estar segura de a qué se refería:

PESARIO: “aparato que se coloca en la vagina para corregir el descenso de la matriz”.

Me llevé una grata sorpresa, ya que la definición era del todo aclaratoria, a Fernanda la habían recomendado unas bolas chinas. (Nunca como en esta novela había comprendido el carácter extraordinariamente cíclico del tiempo. Hoy en día volvemos a descubrir métodos científicos que sin duda alguna llevan eternidades inventados.)

CienciaHace unos dias una amiga que visita bastante nuestro blog me envió algunos artículos científicos en donde se hace referencia a los ejercicios pélvicos y al uso de las bolas chinas. Me han parecido tan interesantes que no he resistido la tentación de compartirlos con vosotros.

Parece que las bolas chinas poco a poco se van haciendo un hueco cada vez más importante como un elemento más de la medicina tradicional occidental. Esta vez es desde una web australiana ,dedicada a informar sobre los ejercicios del suelo pélvico (www.pelvicfloorexercise.com.au), donde encontramos multitud de artículos que demuestran la eficacia de los ejercicios pélvicos para prevenir y reducir las pérdidas de orina, para preparase y recuperarse de los partos, o para dar solución a algunas disfunciones sexuales.

Allí se hace mención a un artículo de la revista científica norteamericana “Neurology and Hemodynamics” editada por la Sociedad de Urodinámica y Urología Femenina, en donde hay publicado un artículo de un grupo de científicos suecos (¡que globalizados estamos!) que realizaron un experimento para determinar la eficacia de las bolas chinas frente al método más extendido de realizar los ejercicios de Kegel sin bolas en mujeres con problemas de incontinencia urinaria. En el artículo aparecen datos interesantes como que la incontinencia alcanza el 5% en mujeres jovenes y hasta el 50% en mujeres maduras.

Pero a lo que ibamos. Para el estudio se utilizó un grupo de 37 mujeres de distintas edades comprendidas entre los 26 y 65 años todas ellas con problemas de incontinencia urinaria. A una parte de ellas se las sometió a un programa tradicional de ejercicios para fortalecer la musculatura pélvica y el otro utilizando bolas chinas durante un periodo de 4 meses. Los resultados fueron los siguientes.

Ambos grupos lograron un fortalecimiento significativo de la musculatura pélvica y una reducción también de los problemas de incontinencia urinaria. Pero además el estudio demostró que el método de fortalecimiento muscular con las bolas chinas fué significativamente mejor que el que no las utilizaba. Asi que finalmente el estudio concluye que el uso de las bolas chinas son una buena alternativa para realizar los ejercicios de fortalecimiento muscular.

Una vez la ciencia se rinde ante las evidencias de la eficacia de un método tan  simple y placentero como es el uso de las bolas chinas.

Animaos …

 

En los artículos anteriores os he contado la forma más habitual de utilizar las bolas chinas. Introduciendolas completamente en la vagina y aprovechando el movimiento que realizamos al andar para provocar las vibraciones que nos harán ejercitar la musculatura vaginal. Pero hay otras muchos otros ejercicios que podemos hacer con nuestras bolas. Y hoy os voy a recomendar uno especialmente indicado para la musculatura del suelo pélvico que además de ser muy efectivo tiene el encanto de poder lo realizar realizar sola o con tu pareja. 
Colocate comoda tumbada. Aplica lubricante en el extremo de las bolas e intruduce unicamente una bola en tu vagina. Con el cordón intenta extraer la bola a la vez que haces fuera con la musculatura de la vagina para mantenerla dentro. Vuelve a relajar la musculatura y repite este ejercicio varias veces de igual forma que repites las series de ejercicios en el gimnasio. Puedes realizar 3 o 4 sesiones durante 15 minutos todos los dias. Además podrás ir comprobando tu misma el fortalecimiento de la musculatura sintiendo la resistencia que puedes oponer con tu vagina a la extracción de la bola.
Es un ejercicio ideal para la iniciación del uso de las bolas, especialemente cuando tu musculatura no es capaz de sujetar su peso. De esta forma vas consiguiendo una tonificación paulatiba de tu musculatura vaginal hasta alcanzar la suficiente fuerza para sujetar las bolas en el interior. Luego puedes seguir con los ejercicios más habituales que hemos comentado en otros artículos.
Esta forma de utilizar las bolas tiene un excitante aliciente añadido porque puedes convertirlo en un juego erótico para realizarlo con tu pareja. Solo tienes que pedirle que sea él (o ella) quien tire de las bolas y sienta la fuerza de tu vagina. Es una forma más de salir de las rutinas de pareja y sentir nuevas sensaciones. Seguro que os gustará.

 

bolas-optEn los artículos anteriores os he contado la forma más habitual de utilizar las bolas chinas introduciendolas completamente en la vagina y aprovechando el movimiento que realizamos al andar para provocar las vibraciones que nos harán ejercitar la musculatura vaginal. Pero hay otros muchos otros ejercicios que podemos hacer con nuestras bolas. Hoy os voy a recomendar uno especialmente indicado para la musculatura del suelo pélvico que además de ser muy efectivo tiene el encanto de poderlo realizar sola o con tu pareja. 

Colocate comoda, tumbada. Aplica lubricante en el extremo de las bolas e intruduce unicamente una bola en tu vagina. Con el cordón intenta extraer la bola a la vez que haces fuerza con la musculatura de la vagina para mantenerla dentro. Vuelve a relajar la musculatura y repite este ejercicio varias veces de igual forma que repites las series de ejercicios en el gimnasio. Puedes realizar 3 o 4 series durante 15 minutos todos los dias. Además podrás ir comprobando tu misma el fortalecimiento de la musculatura sintiendo la resistencia que puedes oponer con tu vagina a la extracción de la bola.

Es un ejercicio ideal para la iniciación del uso de las bolas, especialemente cuando tu musculatura no es capaz de sujetar su peso. De esta forma vas consiguiendo una tonificación paulatina de tu musculatura vaginal hasta alcanzar la suficiente fuerza para sujetar las bolas en el interior. Luego puedes seguir con los ejercicios más habituales que hemos comentado en otros artículos.

Esta forma de utilizar las bolas tiene un excitante aliciente añadido porque puedes convertirlo en un juego erótico para realizarlo con tu pareja. Solo tienes que pedirle que sea él (o ella) quien tire de las bolas y sienta la fuerza de tu vagina. Es una forma más de salir de las rutinas de pareja y sentir nuevas sensaciones. Seguro que os gustará.

 

¿Cuando vais a empezar?

org01Un comentario de Manoli en el anterior artículo me ha obligado a volver a reivindicar el uso de las bolas chinas como instrumento de placer. Ya lo hemos hecho otras veces, y hemos incluido algunos relatos de usuarias de bolas chinas, pero nunca está de más recordarlo.

En muchos foros se habla del uso de las bolas chinas por sus propiedades terapéuticas en el fortalecimiento de la musculatura pélvica. De hecho, como hemos visto en otros artículos, sus cualidades para evitar problemas de incontinencia urinaria, de vaginismo, … son cada vez más reconocidos por la medicina, y ya no es extraño que sean recomendadas por los ginecólogos, o analizadas en estudios científicos. Pero las bolas chinas también se han utilizado y se utilizan como instrumento de placer. Y hasta en su origen, parece que se utilizaban para facilitar la lubricación.

Debemos reivindicar sin tapujos esta faceta que es tan importante como la terapéutica. A estas alturas todos sabemos que una buena salud sexual es imprescindible para mantener una vida sana tanto física como mentalmente. Y las bolas chinas son el instrumento ideal para ello.

Las podemos utilizar en solitario o acompañadas, en casa o fuera, podemos aprovechar las vibraciones que producen sobre nuestra vagina, o podemos utilizarlas como un juguete que puede llegar a acariciar nuestro clítoris o nuestro punto G, podemos pedir a nuestro chico que nos de placer con ellas, podemos utilizarlas para enseñar a nuestro chico como nos gusta que nos acaricien, enseñar donde están nuestros puntos de placer, y muchas otras posibilidades …

Pero la frase que mejor refleja el uso que se le pueden dar a las bolas chinas como juguete erótico es la que aparecía en un foro de parejas en donde una chica nos contaba que hacía cuando quería tener buen sexo con su pareja:

“ … me pongo las bolas chinas y me voy a dar un paseo. Entre el morbo de estar en un lugar público con ellas puestas y las vibraciones que voy notando a cada pasito acabo completamente excitada. Cuando llego a casa le digo a mi chico que llevo las bolas chinas puestas y necesito alguien que me ayude a quitármelas. No falla…”

No creo que haya ningún chico, ni chica, que se resista a esta propuesta.

¿Cuál es vuestra opinión?


Nuestro blog en
A %d blogueros les gusta esto: