Bolas Chinas

Posts Tagged ‘Experiencias

bolas-chinas-lelo-luna

Lo que realmente os interesa sobre las bolas chinas.

Solo llevamos unos dias del 2013, pero queremos avanzaros la mejor información y la que más os interesa sobre las bolas chinas. A partir de las estadísticas de Diciembre del 2012 y lo que llevamos del 2013 hemos confeccionado la lista de los temas más visitados del blog con un link que os facilita su consulta.

Los post relacionados con la forma de utilizar las bolaschinas  siguen en cabeza.

Y tenemos otros 30 artículos más.

¿Que artículo falta?

Lo que realmente os interesa sobre las bolas chinas.

Hemos llegado a las 400.000 visitas y queremos aprovechar este hito para compartir y recordar con vosotros los artículos que más os han intesreado. Y por supuesto, agradeceros vuestra colaboración, vuestros comentarios y experiencias, y vuestas sugerencias que son nuestra guia para ir publicando posts, y lo seguirán siendo en el futuro.

Aqui os dejamos el ranking ordenado según el número de visitas. Algunos de los artículos son de hace bastante tiempo pero se han mantenido en los primeros lugares. Para acceder a cualquiera de estos artículos solo tienes incluir el título en la opción de buscar que aparece en la columna de la derecha del blog junto al resto de herramientas.

¿Que artículo falta?

Enviado por: Andrea.JAPAN-SENIOR-FASHION-HEALTH

La semana pasada me encontré con una amiga que no veía hacía tiempo. Entramos en un bar a tomar algo, y no salimos hasta pasadas al menos tres horas. Y hablando de todo un poco llegamos a los temas realmente importantes. Sí, hablamos de salud, pero también de sexo, y como una cosa llevaba a la otra terminó preguntándome “para qué” utilizo las bolas chinas. Así que le contesté:

– Mira mejor te cuento el “porqué” las utilizo. Me parece mucho más interesante.

Las utilizo porque me niego a que en un futuro no muy lejano mi destino pase por utilizar las gigantescas compresas-pañal que nos anuncian en la tele. Me deprime.

Porque con el lío que tengo todos los días soy incapaz de recordar que tengo hacer los dichosos ejercicios que te mandan los fisioterapeutas para mantener la musculatura del suelo pélvico. Los hago los dos días posteriores a la revisión y luego se me olvida. Sin embargo, de mis bolas me acuerdo siempre.

Porque cada vez que veo a alguna chica embarazada por la calle y llevo mis bolas, me pregunto porque mi ginecólogo no me dijo que existían, y porque no me las recomendó para acelerar la recuperación de la musculatura en el postparto.

Porque eso de fortalecer la musculatura del suelo pélvico también me hace tener mas control de mis orgasmos y disfrutarlos con más intensidad. Y he aprendido algunos trucos que a mi pareja le matan de placer.

Porque en ese ratito en el que te las pones y decides por donde voy a pasear con mis bolas chinas vuelve el sexo a mi cabeza. Nadie sabe que las llevo puestas pero a mi me excita, y a mi chico aún más cuando se lo cuento. Y eso hace que charlemos más desinhibidamente de sexo, que falta nos hace a todos.

Porque cuando llevo puestas las bolas chinas me olvido de las preocupaciones y de las bobadas que te alejan de lo verdaderamente importante. Y eso me relaja.

Porque he descubierto que mi pareja ha encontrado otros muchos usos, y con ello hemos encontrado el placer de los juguetitos de adultos.

Porque quiero sentirme segura y no abuela prematura.

Después de esta retahíla de “porqués” mi amiga me soltó :

– ¡Estoy segura de que las llevas puestas!

Y vosotras, ¿las habéis utilizado ya?

HaciendaMes de Mayo, además de mes de las flores, alergias y comuniones, toca declarar a Hacienda. Y claro, como todos los años , tengo un lío tremendo y decido ir a la oficina de la Delegación de Hacienda más cercana, donde siempre me han tratado estupendamente y me informan de todo.

 Voy a ir dando un paseo, lo que significa, como ya es habitual, que me pongo mis bolas chinas y tan contenta.

Mientras voy cruzando el río de esta maravillosa ciudad, voy notando las vibraciones , y aunque se que el destino no es muy excitante (lo mismo me toca pagar ), mis bolas siempre me lo hacen todo más placentero. Llega un momento, que estoy tan en trance, que ni me acuerdo que llevo algo ajeno a mi cuerpo…y ahí estuvo el problema.

Llego a la puerta, dejo el bolso en el control de seguridad, como el año pasado, paso el control de metales, con una sonrisa de lado a lado y sonriendo al guarda jurado, y PIPIPI.. para atrás otra vez. El cinturón, pienso yo…y vuelvo a intentarlo …PIPIPI

Miro en los bolsillos, y respiro. Tenía unas monedas. Las dejo en la bandeja, vuelvo a pasar y PIPIPI…

No hace falta que os diga más. La guarda jurado (porque era chica), me pasó entonces el detector manual por todo el cuerpo, y claro, ya se fue aclarando el entuerto..

Pero cual sería mi sorpresa , cuando la guarda jurado (porque era una chica), me miró de reojillo, pasó por el detector , y empezó a sonar el mismo ruidito, PIPIPI . No lo puedo asegurar, pero su sonrisa de cómplice la delataba.

También llevaba las bolas puestas.

¿que pensais de los controles de seguridad?


Nuestro blog en
A %d blogueros les gusta esto: