Bolas Chinas

Posts Tagged ‘lubricante con bolas chinas

Os he preparado una guía detallada de como colocarse las bolas chinas. Hemos recibido algunos mensajes preguntando por este tema y nos hemos decidido por dar algunos detalles adicionales a los “post” anteriores que hemos ido recopilando de otras colaboradoras. La técnica para colocar las bolas chinas es muy similar a la de la colocación de un tampón.

Antes de empezar: Relájate y tómate tu tiempo. Si estás nerviosa tus músculos se tensarán. Lávate las manos. Ahora, busca la posición que sea más cómoda para ti: sentada en el W.C con las rodillas bien abiertas, inclinada ligeramente con las rodillas flexionadas y separadas, de pie colocando un pie en el W.C, o tumbada en la cama con las piernas abiertas. La posición es la misma que utilizas para introducir un tampón, busca la postura que te sea más cómoda y con la que te sientas más relajada.

1.- Pon unas gotas de lubricante en el extremo de la bola china que vas a introducir primero. Esto te ayudará a que las bolas chinas resbalen con más facilidad. La cantidad de lubricante necesario depende de la textura de las bolas chinas y de la facilidad que tengas para introducirlas. Comienza solo con unas gotas y ve utilizando más lubricante hasta que te vayas sintiendo cómoda al introducirlas. Si utilizas demasiado lubricante al principio puede que luego se resbalen, especalmente si una musculatura del suelo pélvico poco tonificada.

2.- Usa tus dedos para sujetar únicamente la primera bola que vás a introducir y usa la otra mano para abrir los labios mayores que cubren la apertura de la vagina. Coloca el extremo de la bola en la apertura de la vagina y dirígela en dirección hacia tu espalda.Si estás lo suficientemente relajada, sentirás como tu vagina se abre y te deja introducir la primera bola.

3.- Recuerda que tu vagina se extiende hacia atrás, en dirección a la base de la columna, no hacia arriba. Respira unas cuantas veces y empuja suavemente la primera bola dentro de la vagina. Si la bola no entra suavemente, entonces haz pequeños movimientos giratorios o laterales mientras la empujas.

4.- Una vez la hayas introducido haz lo mismo con la segunda. Ya será más fácil. Puede que te encuentres con “la pared” cuando las bolas chinas casi están en tu vagina. Esto es debido a que la vagina no es totalmente recta sino un poco curvada. Si estás tensa y tus músculos son rígidos, puedes sentir molestias. En este caso no te asustes, para un poco, trata de calmarte, relajarte y espera hasta que las molestias desaparezcan. Date suficiente tiempo. Cambia un poco el ángulo de la inserción y puedes seguir empujando con el dedo índice.

5.- Las bolas chinas están ahora dentro de tu cuerpo, con el cordón colgando libremente fuera. Si está bien colocado, no deberías sentirlas a no ser que comiences a moverte con lo cual notarás sus vibraciones. En algunos casos estas vibraciones apenas son perceptibles, pero el peso de las bolas y las vibraciones comenzarán a hacer su trabajo. De esta forma comenzará tu entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico, mejorando tu sexualidad y reduciendo la incidencia de problemas como las pérdidas de orina que han sido tratados en otros “post”.

Espero que os sea útil. De cualquier forma, si no lo conseguís, o sentís molestias siempre podréis acudir a vuestro ginecólogo.

En muchas ocasiones me habéis preguntado sobre el uso de lubricantes con las bolas chinas. La mayor parte de las dudas son sobre cómo utilizarlos o simplemente para saber para qué sirven. No os voy a soltar un tratado sobre los lubricantes pero no me resisto a contaros mi experiencia con ellos, porque desde que los probé son indispensables en mi neceser.

Los lubricantes actuales están muy lejos de aquellos aceites y vaselinas de otras décadas. Su composición, su textura, su viscosidad han sido especialmente diseñadas para lubricar nuestros genitales. Y os aseguro que la dedicación de la Ciencia ha merecido la pena en este caso.

Los lubricantes más habituales son los que están compuestos con base de love_liquid_kamasutra_1_magua o de silicona. Estos últimos tienen una viscosidad muy especial que cuando la pruebas repites seguro. Además duran bastante más que los de base de agua. Pero tienen la pega de que no son compatibles con el látex o la silicona y por tanto no pueden ser utilizados con bolas chinas, vibradores, o preservativos.

Los lubricantes con base de agua son ideales para utilizarlos en cualquier circunstancia, son muy versátiles, puedes disfrutarlos con juguetes sexuales, con preservativos. No manchan, son muy fáciles de limpiar, simplemente con agua. Y son hipoalergénicos. En fin que todo son ventajas. Por algo son los más vendidos.

Para utilizarlos con las bolas chinas simplemente tienes que poner unas gotitas en la zona de la superficie de la bola que vas a introducir. Es preferible que vayas de menos a más. Si te pasas, te puede resultar más difícil mantenerlas sin que se salgan con el movimiento.

El uso del lubricante te facilitará colocarte las bolas y además te evitará molestias. Además son un complemento ideal para utilizar las bolas como juguete erótico. Y ya sabes que las puedes utilizar sola o con tu pareja. Usa las bolas previamente lubricadas para acariciar tus genitales o los de tu pareja. Las sensaciones son completamente distintas y las caricias se hacen deliciosamente irresistibles.

¿Qué opinión tenéis de los lubricantes?


Nuestro blog en
A %d blogueros les gusta esto: