Bolas Chinas

Posts Tagged ‘usar

Os he preparado una guía detallada de como colocarse las bolas chinas. Hemos recibido algunos mensajes preguntando por este tema y nos hemos decidido por dar algunos detalles adicionales a los “post” anteriores que hemos ido recopilando de otras colaboradoras. La técnica para colocar las bolas chinas es muy similar a la de la colocación de un tampón.

Antes de empezar: Relájate y tómate tu tiempo. Si estás nerviosa tus músculos se tensarán. Lávate las manos. Ahora, busca la posición que sea más cómoda para ti: sentada en el W.C con las rodillas bien abiertas, inclinada ligeramente con las rodillas flexionadas y separadas, de pie colocando un pie en el W.C, o tumbada en la cama con las piernas abiertas. La posición es la misma que utilizas para introducir un tampón, busca la postura que te sea más cómoda y con la que te sientas más relajada.

1.- Pon unas gotas de lubricante en el extremo de la bola china que vas a introducir primero. Esto te ayudará a que las bolas chinas resbalen con más facilidad. La cantidad de lubricante necesario depende de la textura de las bolas chinas y de la facilidad que tengas para introducirlas. Comienza solo con unas gotas y ve utilizando más lubricante hasta que te vayas sintiendo cómoda al introducirlas. Si utilizas demasiado lubricante al principio puede que luego se resbalen, especalmente si una musculatura del suelo pélvico poco tonificada.

2.- Usa tus dedos para sujetar únicamente la primera bola que vás a introducir y usa la otra mano para abrir los labios mayores que cubren la apertura de la vagina. Coloca el extremo de la bola en la apertura de la vagina y dirígela en dirección hacia tu espalda.Si estás lo suficientemente relajada, sentirás como tu vagina se abre y te deja introducir la primera bola.

3.- Recuerda que tu vagina se extiende hacia atrás, en dirección a la base de la columna, no hacia arriba. Respira unas cuantas veces y empuja suavemente la primera bola dentro de la vagina. Si la bola no entra suavemente, entonces haz pequeños movimientos giratorios o laterales mientras la empujas.

4.- Una vez la hayas introducido haz lo mismo con la segunda. Ya será más fácil. Puede que te encuentres con “la pared” cuando las bolas chinas casi están en tu vagina. Esto es debido a que la vagina no es totalmente recta sino un poco curvada. Si estás tensa y tus músculos son rígidos, puedes sentir molestias. En este caso no te asustes, para un poco, trata de calmarte, relajarte y espera hasta que las molestias desaparezcan. Date suficiente tiempo. Cambia un poco el ángulo de la inserción y puedes seguir empujando con el dedo índice.

5.- Las bolas chinas están ahora dentro de tu cuerpo, con el cordón colgando libremente fuera. Si está bien colocado, no deberías sentirlas a no ser que comiences a moverte con lo cual notarás sus vibraciones. En algunos casos estas vibraciones apenas son perceptibles, pero el peso de las bolas y las vibraciones comenzarán a hacer su trabajo. De esta forma comenzará tu entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico, mejorando tu sexualidad y reduciendo la incidencia de problemas como las pérdidas de orina que han sido tratados en otros “post”.

Espero que os sea útil. De cualquier forma, si no lo conseguís, o sentís molestias siempre podréis acudir a vuestro ginecólogo.

He descubierto que las bolas chinas pueden convertirse en la mejor compañía para dar de vez en cuando un paseito.

Algunas tardes libres en las que estoy sola, me las pongo para dar una vuelta. Las sensaciones que produce su vibración y sobre todo el morbo de llevarlas puestas me van excitando poco a poco.

Y a partir de entonces, cualquier cosa que veo durante el paseo la interpreto desde el movimiento de mis bolas. Aquella tienda por la que paso parece que únicamente tenga lencería erótica, aquella atractiva pareja que habla tomando una cerveza seguro que están planeando una increible tarde de sexo, y así hasta que no puedo más y vuelvo a casa.

Entonces me tumbo y me las quito muy muy muy despacito.

¡Animate y cuentanos tus experiencias!

He recibido varias preguntas sobre como se colocan las bolas chinas, también son habituales los comentarios diciendo que se caen al poco tiempo de ser colocadas. Asi que os voy a dar algunas recomendaciones que he ido recopilando de vuestras propias experiencias.

Las bolas chinas se colocan de forma similar a un tampón. Sin embargo, debido al tipo de material utilizado y a su tamaño es imprescindible el uso de un lubricante. Las bolas que debeis utilizar son de silicona, asi que el lubricante adecuado es el de base de agua. No utilices lubricantes oleosos ni con base de silicona.

Las bolas deben estar colocadas con suficiente profundidad. Puede que las primeras veces se caigan, esto suele ser debido a la debilidad de la musculatura vaginal con respecto al peso de las bolas. En esta situación tienes dos opciones.

Puedes realizar ejercicios en casa colocandotelas y contrayendo la musculatura vaginal aguantando unos segundos y soltandolas. Esto lo puedes repetir en 1 o 2 sesiones de 10 o 15 minutos todos los dias, hasta que te tu musculatura pueda sujetar el peso de las bolas.

De cualquier forma no debeis obsesionaros. Estamos haciendo un ejercicio físico, y como todo ejercicio fisico requiere de tiempo para que comencemos a notar los efectos. La ventaja es que en este caso los ejercicios para conseguirlo son bastante más placenteros que los habituales que hacemos en los gimnasios.

Otra opción es quitarle peso a las bolas. Algunas bolas chinas tienen la posibilidad de quitar una de sus bolas y con ellos disminuir el peso. De esta forma podrás sujetarlas y comenzar su utilización sin necesidad de realizar los ejercicios anteriores. Simplemente paseando con ellas puestas.

De cualquier forma el ejercicio debe ser gradual. Debes ir incrementando el tiempo de uso poco a poco. Y lo mejor es que también de forma gradual serás recompensada con los beneficios de su uso.

Las  bolas que recomiendo son las Desi Loveballs. Puedes sacar una de las bolas para disminuir el peso inicial, y tienen una carcasa integral de silicona que es el material más apropiado.

Os recomiendo que las adquirais en www.intimissimoaranda.com, también tienen un lubricante bastante económico que es muy adecuado para las bolas.

Animate, empieza a utilizarlas y cuentanos tus experiencias.

dessi-balls-blog

Existen muchas bolas chinas en el mercado, la mayoría pensadas para jugar y muy pocas para utilizarlas como método terapeutico para mejorar nuestra musculatura vaginal.

Si quereis unas bolas chinas con la idea de utilizarlas habitualmente os asegureis de que sean de silicona, que sean desmontables para lavarlas facilmente, y que la carcasa de silicona sean integral.

Os recomiendo las que ofrece la tienda online www.intimissimoaranda.com , y si os decidis no olvidaos de utilizar un lubricante con base de agua. No es necesario adquirir un lubricante caro, unicamente uno que nos facilite la entrada de las bolas.

Una buena amiga me regaló unas bolas chinas. Cuando abrí el paquete , y antes de que dijera , la ineludible frase de ‘Ay,  qué monas ‘ , mi amiga ya me estaba dando explicaciones de para qué servían , lo buenas que eran para todo , etc…así  no pasé el trago de colocarlas sobre la estantería , junto a otros tantos adornos. De ahí la bondad de mi amiga.

Durante toda la tarde , las bolas chinas me rondaban la cabeza, hasta que me atreví a preguntarla : ¿ No te parecen muy grandes ¿.  Comprendí la banalidad de la pregunta enseguida, pero mi amiga también , y de nuevo , con su bondad , me explicó con todo detalle , cómo ponérmelas, por supuesto con lubricante de base de agua, a lo que yo asentí, como si fuera algo que tuviera en la mesilla de toda la vida.

Así, al día siguiente , y como una experta y habitual de las bolas chinas en mi vida , me fui a una tienda erótica que han abierto cerca de casa , de esas de las de toda la vida (así me lo comentó mi amiga). Casualmente , ¡ ahí estaban , si , en la  estantería ¡.Eran  mis bolas chinas, las mismas, lo cual me reconfortó , y me hizo sentirme una entendida , y poder hablar de tú a tú con la agradable persona que me atendía . Y una vez más , me facilitó la tarea de elegir entre las miles de alternativas de lubricantes, recomendándome uno , que es buenísimo , y de marca.

De camino a casa , recordé que había que llevarlas unos diez o quince minutos al día , y en movimiento. Pero no recordaba si había recibido alguna indicación de cuándo ponérmelas. Así que empecé a buscar ese ratito….Abrí la puerta de casa, y ¡zas!, mi perro , como siempre tan cariñoso , saltó encima de alegría. Ya, ya te saco ….un paseo de quince minutos , y todos los días…..Me metí en el cuarto, nerviosa, saqué  las bolas que previamente ya había limpiado , como me habían indicado , abrí el lubricante , y recubrí mis bolas con él, empezando a sentir ya , esa sensación suave, de caricia. De la emoción que tenía creo que no hubiera hecho falta el lubricante , pero facilitó tanto…

Con mis bolas recién puestas, me puse la gabardina , cogí el paraguas (pues como tantos otros días , sigue lloviendo en Aranda) y antes de salir, mire a mi perro fíjamente , para que entendiera la intimidad que necesitaba en esos momentos. El asintió , moviendo la cola , y con cara de ‘ No te preocupes, estoy contigo en ésto’.

No voy a entrar en detalle de mis nuevas ‘sensaciones’ ( me lo guardo para mí ),  ni de los beneficios ‘terapéuticos’ que recibió mi cuerpo y mente desde aquel día. Solo sé , que ahora , siempre estoy dispuesta a sacar de paseo a mi perro, el cual está mucho más relajado, pues debe notar mi estado de ánimo, y la poca tensión que le transmito. La gente con la que me cruzo por la calle, comenta lo ‘bién’ que se me ve. Y ya no me importa ni siquiera la lluvia de Aranda.

Y a todo el mundo le cuento : Yo tengo una ‘muy buena’ amiga…   


Nuestro blog en
A %d blogueros les gusta esto: